Con mi culín en Asturias

Continuamos nuestro viaje rupestre por el norte, y justo al lado teníamos el Principado de Asturias, con sus príncipes, montañas, animalitos varios, la lluvia y un líquido más abundante que el agua, la sidra; y no hablemos de su gastronomía que se me pone cara de….¡yo también quiero, por favor!.

Casa Poli

Hicimos de nuestro campamento base una villa cercana a Llanes, las villas de Cué, mejor que en casa chicos, saben perfectamente como tratar a los más pequeños, además estábamos junto a varias playas que a pesar de ser invierno, es genial poder pasear hasta ellas viendo a los caballos, cabras y vacas pastar, con el mar bravo justo delante de nosotros.

Post-it Mamá: no muchos son los alojamientos disponibles en Airbnb para los más pequeños de la casa pero sin duda en las Villas de Cué hay detalles y comodidades para todos los miembros de la familia.

Pero no olvidemos que Mamá tenía que trabajar, y había que visitar otro enclave rupestre, esta vez teníamos que ir a la montaña, a buscar el Ídolo “Peña Tú”, un peñón rocoso situado en un entorno precioso, mereció la pena subir hasta allí, sobre todo yendo dormidita en la mochila de Papá. 

Post-it Papá: el sendero está muy bien indicado y se puede subir cómodamente por el camino más largo, el corto es un rompepiernas; es casi un kilómetro de subida pero merece la pena, las vistas desde allí son espectaculares.

Después de tanto esfuerzo, jijiiji, había que reponer fuerzas y que mejor que una buena sidrería de la zona donde disfrutar de una fabada, un cachopo, los tortos, unas casadielles, el cabrales, lo mismo va a ser mucho para un bebé de 8 meses, cierto?

Nuestro amigo Pepe de Cué nos aconsejo varios lugares donde comer fenomenal, tengo que volver por aquí de mayor…., estos dos se pusieron las botas en Casa Poli, no os digo más, es la primera foto del post…

Después de una buena siestecita que mejor que un paseo bajo la lluvia de Llanes para terminar el duro día senderismo por la montaña asturiana 😉

Amanece en Asturias y nos aventuramos a ir en la búsqueda del Roxin, uno de los mejores lugares para tomar una buena fabada asturiana, eso sí, montaña arriba, arriba, arriba…

Post-it Papá: importante mirar la previsión meteorológica antes de ir al Roxin porque está en un enclave privilegiado pero en plena sierra y teníamos previsión de nieve desde el viernes.

Nos despedimos de esta tierra tan divertida mirando al mar y consultando la ruta de vuelta, porque en la meseta central había mucha mucha nieve, nos decían desde las noticias.

Post-it Mamá: debido al cierre por las condiciones metereológicas de la A-6 cambiamos nuestra ruta y bajamos por la A-1 pero consultando cada hora la previsión además de ir bien equipados.

Pero, ¡sorpresa!, ¿teníamos que atravesar la meseta siberiana?, creo que estos dos se han perdido, la primera vez que vi tanta nieve, mejor dicho ¡la primera vez que la ví!

Vuelta a casa

Post-it Mamá: aprovechad el paso por Lerma para disfrutar de un fantástico lechazo asado, por ejemplo en Casa Antón, inmejorable.

Siguiente destino….un país mediterráneo ¡sorpresa!

cropped-high-res3.png

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s